¿Qué estaba buscando?



Alojamiento en Argentina

Encuesta

El uso de Bogagrip: Es perjudicial para el pez ? Lo lastima ? Que opinás vos ?

Siempre lo lastima
Depende como se lo utilice
Nunca lo lastima



Ver resultados de la encuesta


09/06/2012

El Carpincho


Carpincho o Capibara

El carpincho, capincho o capibara (Hydrochoerus hydrochaeris), es una especie de roedor de la familia de los cávidos. Es el roedor viviente de mayor tamaño y peso del mundo. Habita en manadas en regiones de climas tropicales y templados siempre cerca del agua en humedales del este de Panamá y en Sudamérica, al norte y oriente de los Andes, hasta el centro de la Argentina.

Está relacionado con los agutíes, las chinchillas, los coipos y los conejillos de indias.

Posee un cuerpo pesado en forma de barril y una cabeza pequeña, con un pelaje pardo rojizo en la parte superior del cuerpo que se vuelve pardo amarillo en la parte inferior.

Pueden crecer hasta 130 cm de largo y llegar a pesar 85 kg. Presentan pies ligeramente palmeados, prácticamente carecen de cola y tienen 20 dientes. Sus patas posteriores son algo más largas que las anteriores, y los hocicos son romos, con los ojos, narinas y orejas en la parte superior de la cabeza. Las hembras son un poco más pesadas que los machos.

Uno de sus nombres comunes, capibara, proviene del guaraní kapiÿva, significa 'señor de la hierba', mientras que su nombre científico hydrochaeris, significa 'puerco de agua' en griego.

Aunque muchas de las formas de nombrar a esta especie suelen migrar entre regiones (y en muchos casos provienen de nombres de origen indígena), las más comunes (y de las cuales se suele hacer uso frecuente en zonas geográficas reconocibles) son:

 

 

País

Nombre

Argentina

Carpincho, capincho, capibara, puerco de agua, puerco de río, cerdo de río. 

Bolivia

Carpincho, capincho, capibara, capivara, capiguara y jochi.

Brasil

Capivara.

Colombia

Chigüire, chigüiro, guagua, jomo (en los llanos orientales) y ponche.

Ecuador

Carpincho, capincho y capibara.

Panamá

Poncho, capibara, chigüiro 

Paraguay

Carpincho, capincho, capibara y kapi´yva.

Perú

Ronsoco.

Uruguay

Carpincho, capincho y capibara.

Venezuela

Chigüiro, chigüire, y Piro-piro.

Animal sedentario, de pelaje pardo -rojizo, que pesa unos 50 kg.y es el mayor de los roedores vivientes. Si bien uno de sus parientes ya extinguido, el gigantesco Protohydrochoerus, tenía hábitos corredores, el carpincho actual es lento y torpe en la tierra.

 No regula adecuadamente su temperatura corporal y puede sufrir un shock térmico después de correr unos centenares de metros.

Es en cambio un hábil nadador (se sabe de Carpinchos que han cruzado el ancho río Orinoco) y suele permanecer varias horas por día en el agua, de cuya cercanía procura no apartarse ya que depende de ella no sólo para bañarse y beber, sino como refugio y hasta en el cortejo y la cópula.

Un signo particular de su adaptación al medio acuático lo constituye el pliegue que cierra el conducto auditivo cuando el animal se sumerge.

 Las patas están sumamente adaptadas a la natación y también a la marcha. Son muy cortas, sobretodo las anteriores (obligándolo caminar inclinado hacia adelante) y posee en sus extremidades una gruesa membrana interdigital que favorece el desplazamiento en el agua. La disposición alta del hocico le facilita nadar asomando únicamente la nariz, aunque también es capaz de mantenerse sumergido cuatro minutos o aún más.

El cuerpo, que carece de cola, es de forma maciza y redonda, con el tronco grueso y cuatro patas cortas.

Las patas anteriores, tienen cuatro dedos y las posteriores, tienen tres, expuestos en manera radial.

Los dedos gruesos y parecidos a pezuñas presentan unas pequeñas membranas que los unen interdigitalmente.

Los carpinchos consiguen una longitud de 100 a 130 cm y una altura a la espalda de 50 a 60 cm, y las hembras suelen ser un poco más grandes que los machos. El peso medio es de 50 kg en los machos y 61 en las hembras; sin embargo, el peso real puede variar entre 27 y 65 kg.

El extinto Neochoerus sulcidens era significativamente más grande.

El pelaje es largo y áspero, pero en algunas partes es tan fino que se puede apreciar la piel a través de él. Esto hace que sean unos animales propensos a las insolaciones, y para evitarlo, se revuelcan en el barro para protegerse la piel del sol. La coloración va de un pardo rojizo al gris en la parte superior, mientras que la parte inferior tiene un color pardo amarillo. Algunos ejemplares tienen manchas negras en la cara, en el lado exterior de las patas y en la parte trasera, la longitud del pelo va de 30 a 120 milímetros.

Cabeza y dientes

Su cráneo se parece notablemente al de sus parientes cavílidos, hasta en las mismas proporciones generales.

Tienen una cabeza notablemente ancha y grande. En relación con los parientes más próximos a la capibara, el hocico es más grande y redondeado, mientras que las narinas son pequeñas y están bastante separadas.

En los ejemplares machos, la punta del hocico está calva y dotada de una prominencia correspondiente a la glándula olfativa.

Las orejas son pequeñas y redondas, mientras que los ojos se encuentran situados en los lados y también son pequeños. Como en muchos animales que tienen un estilo de vida parcialmente acuático, los ojos, las orejas y las narinas del carpincho se encuentran situados en la parte superior de la cabeza, de manera que cuando salen a respirar del agua o a observar lo que les rodea, casi no sobresalen de la superficie.

Alimentación

La singular adaptación del carpincho al agua lo llevó a incluir peces en su dieta. Pero el carpincho es casi exclusivamente herbívoro. Y si bien puede alimentarse de plantas acuáticas, prefiere las gramíneas ribereñas, seleccionando los pastos diminutos y tiernos.

También suele roer la corteza de los árboles, para lo cual está provisto de poderosos incisivos que -como en todos los roedores- crecen continuamente varios milímetros por semana para compensar la abrasión a que se ven sometidos.

Pelaje

Este animal renueva su pelo ininterrumpidamente ya que se ve permanentemente afectado por los restos de arcilla que le quedan adheridos luego de los frecuentes baños y el contacto con los matorrales en los que se refugia.

De todas formas éste varía con la edad, llegando a ser más denso y más completo en la época juvenil.

En el recién nacido los pelos que cubren el dorso y los flancos son cortos y rígidos, oscuros en los extremos y con una banda marrón en el centro, mientras que los de la la zona ventral son pardo claro.

En el adulto está compuesto por pelos largos y aplanados, pardos y rojizos, el pelo original sólo persiste en la parte superior del hocico y -a veces- en la frente. En ocasiones el pelaje dorsal es muy ralo y deja ver la epidermis marrón oscura.

Su marco Natural

Dentro de la vasta área de distribución del Carpincho (que abarca Panamá, Colombia, Perú, Bolivia, Venezuela, Brasil, Uruguay y Paraguay) es en la República Argentina donde se encuentran los mejores especímenes y en grandes cantidades. Siempre se lo halla en zonas cercanas al agua -provistas de vegetación- capaz de proporcionarle alimento y también refugio, ya que esta especie no construye albergues ni excava túneles.

Costumbres y Vida social

Viven en grupos, que pueden estar constituidos por una pareja y sus crías, o por un grupo más grande de ejemplares adultos. La medida de los grupos varía entre seis y veinte animales. En algunos casos raros también se puede observar ejemplares solitarios, casi siempre machos adultos.

La medida de los grupos y su estilo de vida depende de la estación del año y del hábitat. Durante la estación lluviosa, se extienden por una gran región, de manera que disminuye la medida del grupo.

Durante esta estación, comen mucho y acumulan una reserva de grasa. La cría de los recién nacidos también se produce principalmente durante la estación lluviosa,

Durante la estación seca, muchos ejemplares se reúnen alrededor de los ríos y lagos más grandes, formando grupos más numerosos.

Durante esta estación, la mortalidad es notablemente más alta, ya que aumenta el hambre y las enfermedades y con la desaparición de las plantas que les sirven de protección, las capibaras son más vulnerables a los ataques de los predadores. Investigadores de Venezuela indican una media de los grupos de 5,6 animales durante la estación de lluvias y de 15,9 en el mes de marzo, el más seco.

En periodos prolongados de sequedad, se pueden formar grandes grupos de hasta cien ejemplares, que se reúnen cerca de las aguas que quedan.

Aunque estos agrupamientos son inestables y no duran mucho.

Cada grupo tanto familiar como mixto está liderado por un macho dominante, que normalmente ocupa esta posición durante muchos años.

Después vienen una o diversas hembras con sus crías y a veces los machos subordinados también forman parte del grupo. La jerarquía suele ser estable y estar bien marcada tanto entre los machos como entre las hembras, y se establece por medio de combates parcialmente agresivos.

Cada grupo habita en un territorio de entre 5 y 17 hectáreas. Aunque, los animales suelen permanecer dentro de una región de unas 10 hectáreas de superficie, que defienden contra las incursiones de otros ejemplares de la misma especie.

Marcan el territorio por medio de glándulas odoríferas; en los machos se encuentran situadas sobre la nariz, y los dos sexos tienen en la región del ano (glándulas anales).

Se comunican entre ellos por medio de una variedad de vocalizaciones. Entre ellos hay un sonido parecido al ronroneo de los gatos, que indica sumisión, un grito de alarma parecido a un ladrido de perro, una manera de clic que expresa felicidad, silbidos estridentes y gruñidos.

Por la mañana descansa y lo hace preferentemente a la sombra, recostado sobre el vientre, con la cabeza levantada del suelo o apoyada en las patas delanteras.

Durante el día permanece tendido entre las plantas acuáticas o pastando -tranquilamente- la hierba de las llanuras circundantes. Vistos desde cierta distancia su paso y su color los hace aparecer como Jabalíes.

La gran longitud de su maxilar les confiere una apariencia verdaderamente cómica si se los observa de frente o de perfil. Hacia el mediodía, cuando aumenta el calor, se sumerge en el agua hasta regular la temperatura del cuerpo y -así- combatir mejor los parásitos externos... Sus sempiternos acompañantes!.

Desde mitad de la tarde y hasta las primeras horas de la noche se dedica a comer, paciendo con la boca a ras del suelo.

Mastica lentamente moviendo sus mandíbulas de atrás hacia adelante. En ambientes tranquilos se lo puede ver activo durante el día. Es un animal de hábitos crepusculares y nocturnos. En zonas donde es muy perseguido sólo se aventura por la noche.

Hábitat

El carpincho puede compartir el agua con vacas y caballos sin dispensarles mayor atención. En ocasiones se lo ve junto a yacarés –aún cuando éstos llegan a atacar a sus crías– y hasta permite que algunas aves se posen sobre él y le "registren" el pelaje o lo utilicen como mirador para atrapar insectos.

Actividad

Los carpinchos son animales principalmente crepusculares. Pasan el calor del día en agujeros en el barro o dentro de las aguas.

Para dormir se esconden entre una vegetación espesa; no les hace falta ninguna cueva. En cambio, en las zonas donde son molestados por las actividades humanas, cambian y adoptan un estilo de vida nocturno.

Si un carpincho advierte peligro, avisa a los demás con un ladrido corto, y de inmediato todos corren trotando con una velocidad equiparable a la de un caballo a fin de ponerse a salvo en el agua. Pueden bucear y permanecer bajo el agua hasta cinco minutos, y son capaces de nadar con todo el cuerpo sumergido excepto las orejas, los orificios nasales y los ojos.

Otro experto nadador sudamericano, perteneciente a otra familia de roedores, es el coipo (Myocastor coypus). Aunque a veces también se esconden entre plantas vegetales espesas.

Charles Darwin describía así el comportamiento de esta especie: "Durante el día están tendidos entre las plantas acuáticas o van tranquilamente a pacer la hierba de la llanura. Vistos desde cierta distancia, su paso y su color les hace parecerse a los cerdos; pero cuando están sentados, vigilando con atención todo lo que pasa, vuelven a adquirir el aspecto de sus congéneres los cavias y los conejos".

Enemigos Naturales

Los principales enemigos naturales del carpincho son el Puma y los cánidos. Cuando el carpincho es sorprendido lanza un grito -una especie de sordo gruñido similar al ladrido ronco de un perro grande y huye alborotadamente, escondiéndose en los pastizales altos o la vegetación acuática.

Sí advierte la presencia del hombre (al que en condiciones de acoso es capaz de descubrir a distancia de un kilómetro) escapa sigilosamente.

Las hembras fugan siempre primero, junto con los más jóvenes, mientras los machos vigilan lanzando voces de alarma o castañeteando los dientes.

Resisten tenazmente si son acorralados. Parece ser que, por esta razón, los machos son capturados mucho más fácilmente que las hembras.

REPRODUCCION: Cortejo Acuático

El carpincho –cuyo ciclo vital alcanza alrededor de diez años– ya está preparado para la procreación entre los 18 meses y los dos años de vida.

Es difícil distinguir el sexo, puesto que los genitales externos de machos y hembras  están encerrados por el pliegue anal; pero, para los avezados guías cinegéticos, esto no constituye un inconveniente: Simplemente colocan el animal boca arriba –aproximan la punta del cuchillo– con el filo evitando cortes y presionan levemente en dirección de la cola a la cabeza.  Si se trata de un macho, inmediatamente aparece el pene .

NOTA: Al macho se lo suele reconocer por una protuberancia sobre el hocico –llamativamente desarrollada en algunos ejemplares y muy poco en otros–  se trata de una glándula (morrillo) que crece a partir de un cierto peso del animal (entre los 35 y 40 kg.) que utilizan para la demarcación territorial.

Según algunos autores el macho sería de mayor tamaño que la hembra. Sin embargo se registra un peso promedio mayor en las hembras que en los machos.

Otros signos de diferenciación son los incisivos –significativamente más anchos en los machos que en las hembras– y el color del pelaje que cubre nalgas y el bajo vientre, siempre más oscuro en el macho. Como sabemos la dependencia del carpincho con el medio acuático incluye el momento del cortejo y la cópula.

Cuando el macho comienza a perseguirla  –olfateándola y tocándole la región genital–  ella, sin alterar jamás el paso y mostrándose indiferente, guía a su compañero hasta el agua, donde ambos se bañan. La hembra se zambulle varias veces, desapareciendo de la superficie y alejándose de él... que vuelve a buscarla.

Finalmente –y siempre en aguas de poca profundidad (menos de cincuenta centímetros)–  el macho cubre a la hembra, que suele sumergir la cabeza y elevar la cola mientras lanza breves chillidos.

El apareamiento es breve, apenas unos pocos segundos. Luego ambos nadan y lo repiten ininterrumpidamente unas quince veces  –y hasta tres en un minuto– no siendo raro que varias parejas copulen a la vez y en una misma laguna pequeña produciéndose intercambios de compañero.

Ocasionalmente una hembra puede interferir los cortejos de una pareja, o un macho disputarle la hembra a otro con la precitada finalidad.

GESTACIÓN Y CONVIVENCIA EN MANADA:

Tras una gestación relativamente prolongada (que en promedio varía entre 122 y 153 días) las crías ,que lo son de una a siete por parición, nacen en un estado de desarrollo avanzado.

A los diez días de vida están ya en condiciones de caminar siguiendo a la madre. La hembra, que posee cinco o seis pares de pezones ventrolaterales y poco salientes, amamanta a los hijos hasta los cuatro meses. Lo hace siempre de pie y con sus pequeños acostados a cada lado. No parece haber luego entrenamiento ni cuidados especiales para con los hijos.

Una vez constituidas las familias se mantienen unidas ya que los jóvenes acompañan a sus padres tanto en el reposo como en la actividad. Otros grupos familiares están compuestos por un macho y varias hembras, con o sin crías.

De hábitos gregarios, el carpincho vive en manadas sedentarias de tamaño variable según las estaciones del año.

 Integradas por individuos de ambos sexos y distintas edades, las manadas están originadas en una sola familia y responden a la necesidad impuesta por la dependencia del animal al agua que, fatalmente, debe compartir.

Constituyen sociedades cerradas, con una organización jerárquica bien adquirida y mejor asimilada por sus componentes.

El número de individuos de cada manada es variable. En el Parque Nacional de "El Palmar" (Provincia de Entre Ríos / Argentina) y en la laguna "La Brava" (Sita a la altura del Km. Nº35 de la ruta nacional Nº 226 en la Provincia de Buenos Aires) se han observado grupos de veinte a sesenta integrantes.

La distancia entre individuos varía desde los cincuenta centímetros –cuando reposan– hasta cien metros –mientras pastorean– el último resulta ser el momento en que se registra su mayor dispersión.

CONSERVANDO LA DISTANCIA:

Los desplazamientos de las manadas se realizan en Fila India. En éstos casos el pisoteo continuo va formando una zanja que al profundizarse llega a actuar como cauce de drenaje.

Dentro del área de acción del carpincho se llegó al reconocimiento de tres tipos de lugares: El de reposo, otro para bañarse y uno de pastoreo.

Animales de una misma manada suelen superponer sus áreas, pero cuando individuos de una manada invaden la zona de otra pueden producirse encuentros agresivos entre los machos, las hembras o los jóvenes.

En general las actitudes antagónicas tienen que ver con las relaciones jerárquicas y con las rivalidades sexuales momentáneas.

Hay parejas –por ejemplo– que no toleran la presencia de ejemplares jóvenes en las proximidades y llegan a atacarlos con sus poderosos incisivos.

La comunicación entre individuos se establece mediante diversas señales: gritos, aullidos, saltos, erizamiento del pelo y un largo etcétera.

 

IMPORTANCIA ECONOMICA DE LA ESPECIE:

Tanto por su extraordinaria y blanquísima carne (importante alternativa en el consumo de proteínas) como por su delicado cuero, utilizado en marroquinería y tapicería, el carpincho puede considerarse como un significativo recurso natural.

Alimentación

La dieta se compone principalmente de hierba terrestre y la complementa de vez en cuando con plantas acuáticas. A veces entran en plantaciones y se alimentan, por ejemplo, de cañas de azúcar, sandías o maíz.

La creencia extendida que los peces también forman parte de la dieta de las capibaras es falsa.

Tienen un aparato digestivo extremadamente eficiente que los permite subsistir con una dieta el 75 % de la cual se compone de sólo entre cuatro y seis especies de plantas, y después dejan de comerla durante un tiempo, permitiendo que las plantas de esta especie se recupere antes de volver a comérsela.

Su aparato digestivo presenta diversas adaptaciones a su dieta, como un intestino más largo y un ciego en forma de saco agrandado.

De manera similar a otros roedores, como los cobaya, o los lagomorfas, los carpinchos practican la coprofagia o ingestión ocasional de los excrementos.

Las heces cecales son una forma blanda y adhesiva de excrementos, que están fermentados por unas bacterias especiales en el ciego, y que son vueltos a ingerir inmediatamente después de la excreción, de esta manera, pueden extraer el máximo de nutrientes de sus alimentos ricos en celulosa. Cuando los excrementos son expulsados definitivamente por segunda vez, son ovales y secos.

Las capibaras, como las cobayas, no pueden producir vitamina C por sí mismas, de manera que han de obtenerla por medio de su alimentación. En algunos ejemplares en cautividad, que habían estado evidentemente mal alimentados, se ha observado casos de escorbuto.

Reproducción

El macho es quien toma la iniciativa en la copulación, ya que es él, el que persigue la hembra, primero por tierra y después dentro del agua. El aparejamiento tiene lugar en aguas poco profundas, después de entre seis y ocho rápidos empujes, el acto sexual llega a su fin. El coito se puede repetir después de un rato, hasta veinte veces o bien con la misma pareja o con parejas diferentes.

El aparejamiento puede tener lugar en cualquier época del año, pero la mayoría de nacimientos suelen ser en la estación lluviosa (de abril a mayo en el norte de Sudamérica y en octubre al sur del continente).

Generalmente, cada hembra pare una vez por año, pero si las condiciones climáticas son favorables pueden hacerlo dos veces. El periodo de gestación dura unos 110 días en la subespecie septentrional y unos 150 en la meridional.

Las capibaras son multíparas, y cada parto se compone de una media de cuatro crías, pero puede variar entres dos y ocho. Las hembras tienen diez mugrones que están colocados por parejas en el vientre.

No construyen nidos, y pueden dar a luz en cualquier sitio de su territorio. Las crías son marcadamente precoces, pesan aproximadamente 1500 g al nacer, presentan un pelaje completo y con los dientes permanentes.

Poco después del nacimiento, las crías son capaces de comer hierba y pasan a ser independientes después de tres o cuatro meses. Las crías forman un grupo propio dentro del grupo principal. Ambos sexos asumen la madurez sexual aproximadamente a los veintidós meses de edad.

Su longevidad en estado natural varía entre ocho y diez años, mientras que los ejemplares en cautividad pueden llegar a los doce años.

Caza y usos

Son cazados por su piel y su carne.  En muchas regiones hay cazadores profesionales nombrados «carpincheros», que ejercen la caza con fines comerciales, también son muy numerosas las personas que los caza para uso propio.

El cuero de la capibara, de marrón claro y con pequeñas manchas más claras, es especialmente apreciado en Argentina.

Además de guantes, cinturones y chaquetas de cuero, también se hacen sillas de montar y bridas.

En la parte sur de se hace servir una aceite obtenido de la grasa subcutánea del carpincho como remedio natural.

 

Fuente: Wikipedia



< Volver

Dejanos tu comentario

Los comentarios que aparecen a continuación son redactados por nuestros lectores y no reflejan la opinión de Extremo Litoral. Los comentarios son publicados sin editarlos y sin corregirlos.



Noticias relacionadas (Fauna Autóctona del Litoral Argentino)

Pájaro carpintero

Leer más »

El Hornero

Leer más »

Boyero Negro

Leer más »

El Carancho

Leer más »

Curiyú o Anaconda Argentina

Leer más »



Suscribite a nuestro newsletter
¡Suscribite a nuestro newsletter y participá de los sorteos!